ALEVOSÍAS

VACACIONES DE VERANO O LA ESCAPADA DE DINO RISI

LUIS DE LEÓN BARGA

18 de junio 2017

Jukebox. Nico Fidenco. Legata a un granello di sabbia

Revistas en la red. Coroto en la frontera. Por Sandra Ávila




La revista Coroto, de El Paso, Texas, es una publicación literaria reciente que se distribuye tanto en papel como en la red y, aunque se encuentra a caballo entre Estados Unidos y México, sus miras se extienden mucho más lejos del tex-mex y sus números están planteados para trascender cualquier frontera. Pero mejor dejar la palabra a uno de sus integrantes, Diego J. Bustos Deaza para que nos cuente en qué consiste Coroto.

¿Cómo y cuándo surgió la idea de armar una revista digital revista coroto?
Daniel Ríos y Daniel Centeno habían trabajado juntos en la edición de la Rio Grande Review, la revista del departamento de escritura creativa de la Universidad de Texas en El Paso. Tuvieron una buena experiencia y decidieron seguir en la juerga con Coroto. En ese momento se les unió Diego J. Bustos. Los detalles son borrosos pero incluyen un balcón con vista a México, unas chelas y un desinterés por el dinero tan grande como el amor a la literatura de todos nosotros. En general queríamos armar una revista de buena literatura, ni más ni menos. Un precepto básico, pero que ha sabido mostrarse eficaz. Vale la pena aclarar que la nuestra es una revista híbrida, editada tanto en formato digital como tradicional. Éste último se puede consultar a través de nuestro sitio en internet.
 
La armamos porque teníamos ganas y también para demostrar que se pueden hacer cosas como estas sin necesidad de formar parte de una camarilla o mafia. Es decir, es posible crear un hijo de estos con el deseo y el trabajo, aunque tengamos tantas cosas en contra y no respondamos a la tipología de caciques o poderes culturales.
¿De dónde viene la palabra coroto, por qué la elección de esta?
Hay muchas anécdotas al respecto, todas relacionadas con presidentes caribeños. La más conocida involucra al presidente Venezolano Antonio Guzmán Blanco, seguidor del paisajista francés Corot, de quien tenía varias pinturas en su casa. Es sabido que cuando las personas de la limpieza se aprestaban a realizar su trabajo siempre les recomendaba tener cuidado con los “corots”. El uso hizo que la palabra deviniera en “coroto”, con el significado comodín que hoy tiene. Otra versión cambia de general  y al personal de la limpieza por una turba enardecida, pero el resultado es el mismo. Probablemente estas anécdotas sean apócrifas y el origen real del vocablo sea menos ampuloso: un vocablo indígena para designar al caso donde se toma la chicha.  En cualquier caso lo universal de su carácter fue lo determinante para elegirlo como nombre de nuestra publicación: una palabra perfecta para nombrar lo inclasificable, y en el caso de nuestra revista, la reunión de varios géneros con un único denominador: su calidad.
Por otro lado, en Venezuela el vocablo denota al poder político, con la gente que no quiere "soltar el coroto" cuando llega a mandar. Pero preferimos dejar por fuera esa definición en nuestra declaración corotera (y más teniendo a un venezolano como director de la revista).
    ¿Cuáles son las ideas principales de Coroto?
Armamos la revista con tres preceptos básicos: ofrecer un catálogo de buena literatura que nuestros lectores puedan llevar donde quieran. Que en un mismo espacio haya cuentos, adelantos de novela, poemas, aforismos, ensayos, reseñas y crónicas con el fin de llegarle a la mayor cantidad de lectores posibles.  Es lo que buscamos: un artefacto bastante efectivo y portátil de lectura; como un disco de éxitos de varios grupos y estilos. Y, hasta ahora, con cierto interés en el diseño final.
De allí nuestro eslogan “literatura para llevar”.
 También buscamos poner a disposición de nuevos autores un espacio desde el cual puedan alcanzar una mayor audiencia y darse a conocer. Para esto intentamos tener en nuestras páginas una selección de autores reconocidos junto a los que no lo son tanto, con el objetivo secreto que los unos se beneficien de la presencia de los otros.
 Finalmente, queremos hablarle, llegar a la población hispana en los Estados Unidos, hacerla sentir que su casa es su idioma y de las cosas extraordinarias que se han escrito, y se siguen escribiendo, en español. No negamos cierta veleidad política en ese esfuerzo.

Daniel Centeno, Diego Bustos y Daniel Ríos son los editores de la revista Coroto,
un proyecto literario que nace en El Paso, Texas. (Foto por David Smith).


   ¿Qué la diferencia de  otras revistas literarias? 
 Nos parecemos por el amor a la literatura que está en el corazón de cualquier proyecto de este tipo. Pero el hecho de tener nuestro cuartel general en la frontera de México con Estados Unidos definitivamente nos otorga un lugar especial en el ámbito hispanoamericano. Una tarima privilegiada para llevar literatura al público hispanohablante. También, y esto no nos deja de maravillar, el que trabajamos con las uñas y aún así nuestro producto no tiene nada que envidiarle a otras publicaciones con más abolengo o apoyo.  Por no ir más lejos, nuestro primer número tiene una presencia gráfica imponente, y logramos reunir a dos premios Cervantes, un autor de la selección Granta y otro incluido en los secretos mejor guardados de Guadalajara. Todos junto a autores desconocidos. ¿Cómo? Con buena voluntad, la ayuda de unos pocos buenos amigos y persistencia.  Sospechamos que algunos autores nos dan sus textos solamente para dejar de recibir nuestros correos. Agradecemos en el alma este tipo de colaboraciones.
En definitiva  ¿Qué nos diferencia? ¿Que la hacen tres tipos con los que puedes conversar en cualquier parte? ¿Que los tres no tenemos ni un duro? ¿Que no tenemos agencia de prensa, ni sueldos, ni mucha gente que nos apoya? ¿Que no nos invitan a mesas en ferias y festivales? ¿Que no tenemos ningún cargo cultural o político?


    ¿Alguna experiencia para contarnos, algo raro, algo como quien dice "una  locura" ?
 
La mayor locura fue arrancar con dos premios cervantes (uno que directamente, sin intermediarios, nos dio un inédito). Y ahora estamos con un Nobel y una entrevista del Paris Review. Y, aunque no diremos el nombre, saber que para el tercer número un autor de la generación del boom quedo en escribirnos algo especialmente para la revista y sin cobrar nada (ojo: hay que decir que nosotros tampoco ganamos dinero en el proceso, porque ni publicidad tenemos).

     ¿Quiénes la integran? 
Somos un venezolano (Barcelona) y dos colombianos (Bogotá, Medellín): Daniel Centeno (director) Daniel Ríos (subdirector) y Diego J. Bustos (editor). Y un grupo de coroteros diseminados por el mundo que nos han echado más de un cable. Entre ellos, Pepe Garza, quien ha tenido la sana locura de imprimirnos la revista sin cobrarnos nada desde los dominios de la casa del libro de la Universidad Autónoma de Nuevo León (México)




    ¿Cómo reúnen el material que formará parte de cada revista?
 Los pedimos con una cierta idea de curaduría. Para eso contamos con la ayuda de los autores, editoriales y agentes que nos ceden el material con gusto. Hay textos que llegan solos, de gente poco conocida (esto nos ha pasado también con los ilustradores) que suele ser examinado por nuestro comité de lectores (para librarnos de alguna posible enemistad y mantener la cosa lo más transparente posible/ así esperamos reducir cada vez más el margen de error).
Entonces es básicamente un sistema híbrido en donde recibimos las colaboraciones de nuestros lectores vía correo electrónico y al mismo tiempo solicitamos, previo acuerdo sobre los autores y materiales, colaboraciones específicas a ciertos personas que nos interesan. La buena voluntad de los autores a este respecto es algo que nunca podremos agradecer lo suficiente.

      ¿Buscan nuevos talentos, escritores que sobresalgan por un estilo en particular o más bien una literatura diferente?
     Como dijimos anteriormente, esperamos ofrecer una buena experiencia de lectura. Básicamente, y aunque sabemos que es un comodín, buscamos buena literatura. Con lo difícil que es encuadrar esta definición, también creemos, como en las fábulas, que lo sabremos cuando nos encontremos frente a ella. También buscamos darles un espacio a nuevos autores con la estrategia mencionada anteriormente.
        Somos críticos con los demás. Por lo mismo, esperamos hacer una revista que resista las quejas que le lanzamos al resto. La idea es que poco a poco se vaya pareciendo a nuestro ideal. Creemos que no hemos empezado mal.
            Mas que locura, lo que nos ha gustado es ir "aprendiendo" o "culturizándonos" con algunas ediciones. Eso sucedió con la de Japón. En el proceso de edición comenzamos a conocer firmas y obras que en algunos casos ignorábamos.



1 comentario:

  1. Una entrevista super linda e interesante.Saludos a mis amigos de Texas.

    ResponderEliminar