LA MÁSCARA DE DIMITRIOS

EL HIJO DEL CLÉRIGO

FERNANDO MARTÍNEZ LAÍNEZ

25 de junio 2017

Jukebox. Ben E. King. Don't Play That Song

Revistas en la red. El Puercoespín. Por Sandra Ávila




El puercoespín es una revista que reúne, temas que interesan como la política, el periodismo, la literatura, la zoología. Fue creada por  Gabriel Pasquini y Graciela Mochkofsky , se unieron también  colegas periodista y fotógrafos de todo el mundo.  La idea surgió como una necesidad de informar, comunicar, divulgar y promover desde  Buenos Aires.


¿Cómo nació El Puercoespín? ¿Por qué la elección de este nombre?
Nació por nuestra necesidad de crear lo que, entendíamos, ya no existía en nuestro país: un medio que contara el mundo como es. También porque creíamos que el modo tradicional de hacer las cosas en el periodismo, en todo sentido, se hallaba en crisis, y había que explorar alternativas. Y, por último, porque somos parte de una comunidad de amigos y colegas de todo el mundo y queríamos tener un lugar donde compartir ideas y noticias y arte con ellos.
El Puercoespín, con sus espinas, representa un poco la relación de los periodistas --que es lo que somos-- con el mundo.

¿Cómo solventan los gastos? ¿Tienen edición impresa?
Por ahora no hay edición impresa y no sabemos si la habrá. Nunca fue nuestro objetivo. Estamos considerando, sin embargo, publicar una antología de textos de los colaboradores regulares. Quizás podríamos hacer eso de forma más o menos periódica, pero no lo hemos decidido.
El Puercoespín ha recibido dinero de subvenciones públicas y de avisadores privados. Luego, existe la colaboración voluntaria, en trabajo y obras, de la comunidad que lo conforma en todo el mundo.

¿Cuáles son los temas que publican habitualmente, por qué?
Nos interesa retratar lo que ocurre en el mundo. No nos interesan las noticias instantáneas, sino aquellas que indican tendencias nuevas o cambios o un estado de cosas; algo que un antropólogo o un historiador podría leer en el futuro y decir: ah, así eran las cosas entonces. Por eso, llamamos "antropologías" a lo que otros denominarían "actualidad". En el mismo sentido va la sección Vidas. También nos interesan los modos en que el mundo se cuenta. Por eso tenemos secciones específicas dedicadas al periodismo, la literatura, el video. La "actualidad", que no es otra cosa que esa agenda móvil de la conversación social, la dejamos en mano de los nuevos medios, de los que hacemos una selección: Twitter, Facebook, etc.

Laguna Soeler, Lucía Leblanc, Iván Urbina Magne 

¿Cómo es el trabajo de selección de notas, artículos, críticas, reseñas, entrevistas...?
Con los criterios mencionados antes, elegimos tres tipos de materiales: buenos textos o videos o fotografías ya publicados, que consideramos "hallazgos"; material similar producido por la comunidad del Puercoespín; y, luego, exploramos un tema que nos interesa y lo retratamos a través de una suerte de "collage" de materiales de diverso origen que, sumados, retratan la cuestión. Esto último quiere representar el modo en que la gente se relaciona actualmente, a nuestro entender, con la información: encuentra un dato que le interesa, navega por la web en busca de más, salta de un video a un texto a unas fotografías a Wikipedia, etc.

¿Hoy por hoy cuál es la cantidad de manuscritos que reciben mensualmente o anual, si están recibiendo?
No tenemos una cifra. Ha variado mucho, porque somos un medio nuevo: este es, apenas, su segundo año de existencia. En los últimos meses esa cifra ha crecido exponencialmente, a la par que el tráfico en el sitio.

¿Cómo está conformado el equipo de la revista?
Jajaja. No hay tal cosa. El Puercoespín fue creado y armado y corregido y alimentado por nosotros (Gabriel Pasquini y Graciela Mochkofsky). Luego, se sumaron algunos amigos para ayudarnos en la edición: Irina Rozovsky (fotografía), Verónica Abdala (literatura), Eduardo de Miguel (Antropologías, Hallazgos y Videos) y, brevemente, Nadia Rozental. Luego, colabora gente de todo el mundo: escritores, periodistas, fotógrafos, editores, críticos,etc. Muchos son amigos o gente a la que conocemos personalmente. Pero cada vez más se suman otros a la comunidad del Puercoespín...



¿A qué tipo de público está dirigida esta revista?
A gente que podría formar parte de la comunidad que la hace: periodistas, escritores, fotógrafos, artistas, editores, lectores ávidos, gente interesada y curiosa. El Puercoespín es leído, sobre todo, en el mundo hispanoamericano, pero también en otros continentes.
                                
¿Qué novedades hay para el 2012?
La primera es la posibilidad de publicar la antología que mencionamos. Luego, esperamos aumentar la cantidad de material producido por la comunidad del puercoespín respecto de los hallazgos y la curaduría. También nos han propuesto alianzas con otros sitios similares, que estamos estudiando.

¿Quiénes pueden publicar en la revista?
Todos aquellos que tengan algo interesante que contar y que entre dentro de los criterios que explicamos más arriba. No nos importan las firmas (aunque hay muchos autores reputados que publican en El Puercoespín), sino la calidad del contenido. Idealmente, nos interesa un relato (antes que un análisis o una opinión) de algo interesante que ocurre en el mundo y que ese relato valga por la nueva información o las nuevas ideas que contiene antes que por la experimentación con la forma (a la que, aclaramos, le damos también la bienvenida). Ha habido en los últimos años en América Latina una tendencia a producir crónicas que exploran la posibilidad de utilizar cualquier hecho, aún el más irrelevante, como una excusa para hacer un ejercicio literario con el género de la non fiction, adaptando al periodismo aquella aspiración de Flaubert para su literatura --escribir un libro sobre la nada que valga sólo por la forma. Con todo lo interesante y válida que es esta tendencia (y que ya tiene otros medios donde expresarse), no es la que más interesa al Puercoespín. Queremos relatos que, sobre todo, valgan por aquello que relatan.

Laguna Soeler, Lucía Leblanc, Iván Urbina Magne 

                    
¿Qué opinión tienen sobre que en los últimos años cada vez más escritores, ensayistas nuevos, manifiestan la necesidad de divulgar sus obras? ¿Por qué está sucediendo esto?
Esto ha ocurrido siempre. Lo que ha cambiado es el contexto y los medios para hacerlo.
El contexto: hoy en día, es gigantesca la cantidad de obras que se producen y difunden en el mundo. Como ejemplo, consideremos la industria editorial. Sólo en España se publican 70.000 libros al año; en Argentina más de 20.000. Los libros no duran en la mesa de novedades más que un mes o dos; luego, pasan a los anaqueles y, al fin, al olvido. Sólo los lectores muy persistentes pueden encontrarlos. Fenómenos similares ocurren en otras áreas creativas. De allí que los autores busquen difundir su nombre y su obra desesperadamente, a fin de no pasar desaparecibidos en medio de esa ola. Lógicamente, las editoriales, galerías, etc, no pueden promover a la vez todo el material que producen; sólo se concentran en las apuestas que consideran más firmes.
Los medios: gracias a Internet y a las redes sociales, cualquier persona puede hoy --con algún esfuerzo, claro-- comunicarse con otras en todo el mundo. Esto ofrece una oportunidad única en la Historia para difundir la propia obra sin intermediación alguna. Ello no sólo ha aumentado exponencialmente la capacidad de difusión de los autores que ya estaban en el ruedo, sino que ha alentado a muchos otros, que jamás se hubieran animado a pasar por las horcas caudinas de la industria cultural tradicional, a lanzarse a reportear, escribir, fotografíar, filmar, etc, para luego exhibir el resultado a través de sus propios medios (blogs, redes sociales, websites, YouTube o Vimeo, etc).
En este sentido, es un momento espectacular para la creación. Al mismo tiempo, esto implica que la selección y la valoración han pasado directamente a manos del público. Obras maestras y clichés, grandes revelaciones y grandes mentiras circulan por los mismos lugares; es la audiencia quien debe procesar y filtrar. El Puercoespín ofrece una selección posible, que representa los intereses, gustos, inclinaciones, valores, etc, de su comunidad.

¿Podría decirse que para un futuro la revista puede sufrir cambios para ampliar el mercado?
Es difícil decirlo. El Puercoespín ha ido cambiando desde el mismo día en que nació, el 24 de marzo de 2010. Al ser expresión viva de una comunidad que se amplía y retrato de un mundo en movimiento, es lógico suponer que siempre habrá cambios.

¿Qué opinión tienen de los artistas y escritores latinoamericanos emergentes?
Hay muchísimas cosas interesantes: tantas que no pueden abarcarse en una sola respuesta. Lo único que podría decirse es esto: hay muchas cosas muy valiosas que no circulan o no están representadas en la industria cultural tradicional del modo que correspondería a su valor, y esto (que ha sido motivo de queja desde siempre) es más visible y evidente que en otras épocas. Los medios tradicionales de difusión y producción reaccionan cada vez más lento y con más dificultades.



Logo de GABRIEL PASQUINI Y GRACIELA MOCHKOFSKY

                    
¿Cuántos números llevan publicados?
El Puercoespín se actualiza todos los días.

¿Alguna anécdota inolvidable como revista?
Los doce días en que, casi sin dormir, armamos el sitio, aprendiéndolo todo, desde cómo montar un sitio web a cómo manejar una plataforma a cómo colgar una foto a qué significaba trasladar lo que queríamos hacer a una nueva lógica, que es la lógica interactiva, comunitaria y viral de Internet 2.0

¿Alguna mala anécdota?
El día en que nuestro anterior servicio de "hosting" nos cerró el sitio sin avisarnos. La parte alegre de la mala noticia: lo cerraron porque el tráfico había crecido tanto que no daban abasto. Tuvimos que mudarnos en 24 horas.

¿Si pudieran cambiar algo por un momento con respecto a la cultura y la educación actual en nuestro país y solo dependiera de Uds. como sería?
Uh... Habría tanto por hacer, que es imposible sintetizarlo. No se trata de una sola variable, como el dinero del presupuesto o la evaluación de la enseñanza o la creación de comunidades alrededor de las escuelas o el estímulo a la filantropía privada, sino una suma de planes y esfuerzos que requieren el esfuerzo del Estado y la sociedad civil unidos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario