ALEVOSÍAS

ALEVOSÍAS. FE DE MONSTRUO

LUCAS DAMIÁN CORTIANA

23 de julio 2017

Jukebox. Paul Weller. 'Long Long Road'

Libros. Matar a Borges. Francisco Cappellotti. Por Sandra Ávila


J. L. Borges. Foto de Javier Vallhonrat



"Antes de matarlo, debo confesarle mi dilema. Me asombra considerablemente el hipnotismo que genera en la gente. Solo una virtud puede encontrarse en sus narraciones: es un perfecto e inescrupuloso alquimista. Tiene la facilidad de transformar mentiras en verdades o bien hacer una verosímil conjunción de ambas. Aún no entiendo cómo la gente no se da cuenta de su locura, de su aborrecible soberbia."



Carlos Argentino Daneri, el famoso personaje de Jorge Luis Borges en su cuento "El Aleph", retorna en esta novela a cobrar venganza contra su autor original. Daneri considera a Borges el responsable de todos sus fracasos y degradaciones personales y literarias y ha decidido matarlo. Pero a Borges no le importa morir; entonces Daneri debe recurrir al profundo conocimiento de los puntos débiles de su creador.
Francisco Cappellotti ofrece al lector una laberíntica novela policial que deleitará con su agilidad y humor al conocedor de la obra de Borges y que conducirá por una trama atrapante a quien no la ha leído aún.


¿Cómo surgió la idea de escribir Matar a Borges, por que justamente Borges y no otro?
  La idea surgió en una charla sobre Borges con otros colegas. Ellos denostaban a Borges por ser complejo, anglosajón, frío, reaccionario, las diatribas comunes que le son dirigidas a él. Otro colega que más bien se encontraba de mi lado, les dijo: "Esto es como un complejo de Edipo, ustedes quieren matar a Borges para ser Borges". Esa idea me quedó latente en mi cabeza y entonces pensé quién podría tener verdaderas razones para matar Borges, porque no creía que aquellos detractores quisieran matarlo porque, incluso en su acérrima negación, lo estaban aceptando. Entonces pensé que no había otros que tuvieran mayores justificaciones para matar a Borges que los propios protagonistas de los cuentos del escritor argentino. Ahí surgió otra idea, la idea de preguntarse quién es el escritor para concederle ciertos destinos a algunos personajes que quizá esos personajes no compartan. Por ende, en principio se me ocurrió la idea de una confabulación de personajes borgeanos que se quejaban del destino que les había dado el autor y se proponían matarlo. Surgió así, Funes el memorioso al cual Borges le concede una memoria infinita, pero a su vez lo postra de por vida en una cama, Juan Dhalman un compadrito que no quiere serlo y finalmente Carlos Argentino Daneri, el personaje del cuento el Aleph que elegí como protagonista de la novela, él se propone matar a Borges porque lo considera el culpable de todas sus desdichas.


J.L. Borges. Foto de Jordi Socias



¿Cómo fue la escritura de cada página?
La escritura de cada página fue compleja, la novela además de ser un policial, da numerosas pinceladas biográficas sobre Borges. Borges también es uno de los protagonista de la novela y para darle verosimilitud al relato tuve que documentarme con numerosos biografías, me reuní con uno de los biógrafos más importantes sobre la obra de Borges que es el licenciado Alejandro Vaccaro, tuve que extrapolarme a la realidad de la época, porque la novela está ambientada en los años 50. La argentina peronista de los años 50

¿En qué te diferencias de otros escritores?
 Creo que no me diferencio de otros escritores, todos en definitiva escribimos, y por ende todos nos asemejamos, no hay que hacer diferencias ni tampoco denostar el trabajo de otros, sino ayudarnos mutuamente.

¿Lo bueno y lo malo de ser un escritor reconocido? ¿Por qué?
 No creo que haya diferencias. Yo no me considero un escritor conocido, sólo tuve la oportunidad de que mi obra se publicara, creo que la exposición de los grandes autores debe ser difícil de manejar, por mi parte me encuentro muy cómodo con el lugar que me toca.


J.L. Borges en Ginebra. Foto de María Kodama


¿Por qué escribe un escritor?
Como digo precisamente en la novela, en voz de Borges, creo que si no escribiera ya estaría muerto. El escritor necesita escribir porque como dijera Abelardo Castillo muchas veces, en su vida cotidiana no sabe cómo expresarse, cómo decir te amo, te quiero y eso lo lleva a expresarlo con contundentes palabras escritas. De todos modos pienso que todos escribimos, al momento de hacer una carta, alguna solicitud, un examen, etc, nos convertimos en escritores, expresamos algo. Luego, se encuentran los escritores propiamente dichos que viven alrededor de la escritura. Yo creo que la mayor parte de mi vida ronda a través de la construcción de alguna historia.

¿Con que escritores te sentir influenciado?
Me siento influenciado por infinidad de escritores y a todos ellos le debo algo. Cortázar, Borges, Abelardo Castillo, Andrés Rivera, Fontanarrosa, Dostoviesky, Chandler, Hammet, Saramago, Hemingway, etc. De la mezcla de todos esos estilos deviene mi propio estilo, creo que ésa es la única manera de ser original, si existe una originalidad.

¿Qué estas escribiendo ahora?
Tengo varias novelas terminadas, así también numerosos cuentos que esperan ser publicados. Veremos cuándo se da la oportunidad para que vean la luz.

 
Francisco José Cappellotti


 Francisco José Cappellotti (1980, Sarandí, Buenos Aires) estudió abogacía en la Universidad de Buenos Aires. Actualmente es prosecretario de la Cámara de Apelaciones de la provincia de Buenos Aires. Asimismo es docente de Derecho Constitucional en la Universidad de Ciencias Sociales y Empresariales. En julio de 2012 publicó su primera novelal: Matar a  Borges, publicada por la editorial Planeta.  







1 comentario:

  1. Me gusto mucho la novela, ficción mas ficción, espero leer otra igual gracias Francisco !!!

    ResponderEliminar