ALEVOSÍAS

VACACIONES DE VERANO O LA ESCAPADA DE DINO RISI

LUIS DE LEÓN BARGA

18 de junio 2017

Jukebox. Nico Fidenco. Legata a un granello di sabbia

Alevosía. La edad de la inocencia. Por Sandra Ávila


Dibujo de Virgil Finlay

Uno de mis primeros acercamientos con revistas de historietas-cómics sexuales -diría que de una manera accidental- fue a la edad de doce años.
No recuerdo el nombre de la revista y sé que no era cualquier revistita, sino que me refiero a aquella revista. Parece que lo que menos me importó fue la tapa. Pero sí recuerdo a la perfección que eran historietas con trazos en blanco y negro, escenas consecutivas, arriba un globo donde aparecía un diálogo muy corto. Siempre aparecía al final de una viñeta “continuará”.


Eran personajes grotescos y exagerados, parecidos a Inodoro Pereyra, pero sin perro y más joviales. Recuerdo así vagamente a  otro  personaje femenino de flequillo y cabello lacio y dientes grandes, páginas de hojas amarillentas, arqueadas y medio húmedas porque solían estar tiradas en el piso, los chistes no los entendía por ese entonces... Y sí, hay tantas cosas que a esa edad no comprendemos del todo... Así que solo observaba a escondidas por unos minutos algunas hojas a las apuradas mientras orinaba y salía enseguida del baño por miedo a que alguien entrara y me descubriera hojeando “esas revistas”. Si mi vieja se enteraba me desnucaba. Un cuarto de baño de hombres solteros, amigos de mis padres, despelotados, poco organizados que guardaban y amontonaban cosas donde encontraban lugar...



Te cuento más de los dibujos, que de eso se trata esta nota: sus caras dramatizadas y algo de sus características que hoy me resultan cómicas más que porno, diseños con mujeres de cabelleras rulientas  y de tetas bien duras y grandes, al igual que el culo. Pensándolo ahora, insinuaban bastante; eran cuerpos exuberantes a pesar de que eran dibujos. Como resultado de todo eso, inconscientemente por las noches tenía sueños húmedos donde creo que yo era la protagonista, las imágenes eran oscuras, turbias e indefinidas. Despertaba con cierta turbulencia y exaltación, nada placentero les aseguro, supongo que aquello era el castigo de Dios por mirar lo que no debía: revistas prohibidas. Y muchas veces soñaba con libertinajes sin saber de qué se trataba el sexo. Mamá siempre decía “Dios te va a castigar. Él lo ve todo”.

Y tratando de recordar imágenes más precisas las caricaturas de Grondona White me resultan bastante familiares, no quise quedarme con la duda, estuve indagando en internet estoy segura de que sus dibujos integraban algunas páginas con su humor tan particular en la misma revista.

Dibujo de Frank Frazetta

Ahora si tu hija te pregunta: “Mamá, ¿qué es el sexo?”. Yo le digo sexo femenino, sexo masculino, la conformo con la respuesta y se va. Cuando era chica y tenia doce años más o menos yo pensaba que la mecha para farol a gas era un preservativo, porque los 12 o 14 años de ahora no son los mismos de veinte años atrás.

¿Alguna vez pasaste por el puesto de diarios y revistas y te quedaste a mirar las chicas en bolas? La Coca Sarli: un clásico del cine argentino; Liliana Caldini, Graciela Alfano... eran cuerpos naturales con pechos exuberantes. Con esas mujeres fantaseaban mis amigos más grandes que yo. Eran muñecas inalcanzables de una época dorada. ¿Ahora con qué fantasean? Se enloquecerán con las cámaras web.

Mi abuela diría: “¿Qué hacés mirando chanchadas? ¡Qué escándalo!”. Ella que ni siquiera soportaba ver a las vedettes en tanga cuando actuaban con Olmedo y Porcel...


Dibujo de Shary Flenniken


1 comentario:

  1. Yo trabaje mucho tiempo en Kioscos de revistas y entiendo gran parte de lo que decis en esta nota. Claro que a mi nunca me dijeron que ¨Dios me va a castigar¨ ya que yo trabajaba en un lugar donde basicamete tenia que saber que es lo que vendia. Por supuesto en mi provincia lo porno no se vende tan abiertamente como en Buenos Aires, sin embargo recuerdo revistas como ¨El Intervalo¨ Dartagnan y otras que no me vienen a la mente en este momento

    ResponderEliminar