ALEVOSÍAS

EL DESCUBRIMIENTO DE LA LENTITUD

ENRIQUE LÓPEZ VIEJO

23 de abril 2017

Jukebox. Casablanca. As time goes by. Dooley Wilson. (Subtitulos en español)

Libros. Robertita Superstar. Por Sandra Ávila


Emilio González Sainz. Hoy me voy de excursión, 2013


Robertita: así le gusta que la llamen. Es un seudónimo que inventó y así quedó. Nació en Buenos Aires en 1976. Es arquitecta, ilustradora y escritora. Se hizo conocer con su blog http://treintanera.blogspot.com.ar en 2008. Su primer libro, Loser, trata de una chica que se obsesiona con un chico que no le da ni la hora. Es una novela rápida y divertida, que refleja lo que a cualquier mujer puede sucederle en este tipo de relaciones. Aquí nos habla de su novela Winer.


¿Tu primer libro se publicó bajo el nombre de Robertita superstar?
No. Robertita a secas. No se por qué el “superstar”. Creo que fue una joda (broma) y quedó (tanto en el correo como en Facebook). Por momentos digo que prefiero “Robertita” solo, pero por ahí cambio de opinión y te digo que da igual. Ja!

¿Cuál fue el disparador que te impulsó empezar a escribir tu primer libro?
Un pibe que no me dio bola. Al principio fue eso, después a medida que empecé a avanzar con la novela, ya el pibe era una excusa para armar el relato.

¿Cuáles son los tres ítems que no pueden faltar en un libro?
La historia tiene que generarte ansiedad por saber qué pasa, y tiene que generarte que no quieras cerrar el libro. También me gusta que los textos tengan cierta velocidad, porque yo tengo el problema de dormirme cuando leo. Entonces, si es veloz y encima me da ansiedad… mi problema queda solucionado.

Emilio González Sáinz. Paisaje del Insomnio, 2010


¿Cuál es el proceso de clonación o mutación que sufre el manuscrito luego de haber sido finalizado hasta que te quedas con el texto definitivo?
Termino de escribir el libro y arranco desde el primer capítulo, para “sincronizar” digamos. Es como si le hiciera una masterización. Quiero que todo quede a igual “velocidad” y lenguaje. En ese proceso por ahí saco algún capítulo que está de más y desarrollo algún final de capítulo que termina demasiado abrupto.

¿Cómo definirías tu estilo?
No tengo idea de cómo es mi estilo… Y tampoco sé si estaré influenciada por otros escritores.

¿En qué se diferencia tu escritura del resto de otros escritores nacidos en los 60 y 70?
No sé. Supongo que las diferencias vienen por tener búsquedas distintas. Hay gente que se relaciona con la literatura desde un lugar más auditivo, o sea, que lo que escribe tenga una cierta “sonoridad” al leerlo, independientemente de lo que está relatando. O hay gente que arma un texto desde un lugar de desarrollo de tal o cual personaje, independientemente de imprimirle veracidad al relato... a mí lo que me pasa es que escribo para contar una historia, y en general, lo hago desde un lugar de cierto humor y lo que más me preocupa es el grado de veracidad que tiene que tener el texto.

¿Qué relación tiene (si las hay) Loser con Winner?
Winner es la precuela de Loser. Tiene al mismo personaje femenino como protagonista (Robertita) y en Winner se relata una relación de pareja en crisis, con todas las aristas que esa situación puede tener

Emilio González Sáinz. El gabinete de marzo, 2007


¿Qué esperas de los lectores?
Que se rían mientras leen, y que me amen (bah). Básicamente uno escribe, dibuja, canta o se expresa en general, buscando el cariño y la aprobación de un otro.

¿Cuál es tu público?
De todas las edades y géneros. Mucha chica de 20 y 30, pero también mucho hombre de 40 y 50.

Cuando eras chica, ¿tenías el potencial de escritora de lo que descubriste más adelante?
Siempre escribí en mi diario íntimo desde los 7 o algo así. Y relataba lo que iba pasando hasta que a los 9 escribí que tenía un cumple y que estaba ansiosa porque me iban a ver en malla (bañador). A los días entre a mi habitación y estaban mi hermana y una prima segunda (me llevan 2 y 3 años) con mi diario intimo riéndose de lo de la malla. Jaaa. Me traumó. Tiré el diario intimo a la mierda y no escribí más hasta los 14. Ahí arranqué de nuevo y la que me lo leyó fui mi madre (a escondidas porque quería saber en qué andaba wtf?). Siempre tuve la necesidad de escribir, pero como acto íntimo. Contando deseos o fantasías, y con una necesidad medio enferma de ir relatando la cotidianidad. Pero cuando había que escribir algún cuento para el colegio, lo hacía desde un lugar muy poco comprometido. Siempre metía bichos o extraterrestres, cosas así.

¿Cómo logras unir texto-bocetos?
Uy, es un quilombo. Me vuelvo loca, pero al final lo hago, me pongo muy metódica, como si estuviera estudiando para la facultad. Imprimo los bocetos, lo anillo y después armo (así hice para Winner) unas fichitas con el capítulo y el concepto del capítulo, y voy marcando qué paginas del boceto anillado incluyen. Luego paso todo a Word. Un quilombo estresante pero cuando lo logro es ¡LA felicidad!

¿Por qué deberían leer tu libro?
Porque se van a divertir mucho. “Divertirse”, para mí, no es para nada algo liviano.


Robertita

Una pequeña muestra de Loser:
Va a la cocina, vuelve con dos cafés y dos medialunas.
Me muero de la ternura, tiene medialunas.
Me quiero quedar acá, con él. Haciendo que trabajamos.
“¿Tenés un rato más?”, me dice.
“Eh... mmsí, sí, claro”.
Me doy cuenta que estamos en horario de estudio pero que no volvimos. Se hace el boludo y me hago la boluda.
“Te quiero mostrar una teórica que preparé y que tengo que dar en breve”.
Se para, camina y se mete en su habitación.
¿Me podés explicar qué carajo hago acá?
No viene. Pasa un minuto de estar yo ahí sola en el living con la computadora mirando el plano abierto.
Ernesto me dice desde el cuarto: “Venite, que lo tengo acá”.
Ay, dios mío.
No quiero ir a la habitación
¿Mirá si está desnudo? Mira si me viola?!






1 comentario: