LECTURAS A CONTRATIEMPO

LITERATURA UNIVERSAL. EL “BILDUNGSROMAN” DE SABINO MÉNDEZ

ANNA MARIA IGLESIA

6 de agosto 2017. (Felices vacaciones. Regresamos en septiembre)

Jukebox. Vargo. The Moment

Queremos irnos muy lejos

Arte. Juan de Echevarría, divino artista pintor. Por Enrique López Viejo



Juan de Echevarría

Hay gente verdaderamente buena. La hay excepcionalmente buena y quien es superior. Hoy pretendo que sea un día estupendo, por lo que voy a recordar a un individuo magnífico, un artista soberbio y un personaje que en otro país sería leyenda y que resulta, desafortunadamente, otro desconocido del gran público.


Como el otro día, en otro artículo, hablaba de Francisco Iturrino, el gran pintor fauve que trato de reivindicar, y del que próximamente culminaré la semblanza que de él estoy escribiendo junto a mi buen amigo Alberto Robles, nieto del artista, hoy quiero contaros muy someramente cómo era Juan de Echevarría, artista pintor nacido con alegría en Bilbao, en 1875, y muerto en Madrid cincuenta y seis años después, sumiendo a su familia y amigos en una profunda tristeza, pues se perdió a un santo y a una seña, una inmejorable seña de identidad de lo más granado de nuestra cultura.

Nieto de chatarrero e hijo de industrial, nació rico, muy rico, y su padre, Federico de Echevarría y Rotaeche, se preocupó por la excelencia de su educación. Siendo un emprendedor con ínfulas de magnate -que lo fue-, dio a su hijo la mejor educación científica en el ámbito propio de la siderurgia, sin despreocuparse de darle, también, una esmerada formación humanística que incluyó el aprendizaje de distintas artes, pues desde niño fue un magnífico intérprete y compuso bonitas piezas musicales que sus amigos disfrutaron. Su madre, Felipa de Zuricalday y Eguidazu, era una divina mujer, cantante lírica, que colmaba los deseos artísticos de su marido y era una diosa para el mayor de los trece hijos que el matrimonio tuvo.

Así que Juanón, el primogénito, nació feliz y contento. Con tales condiciones familiares, su vida no podía prometerse mejor, pues, además, Juan era listo, trabajador, serio y comprometido. Adolescente se va a estudiar a Angulema (Francia), luego a Eton y a la universidad de Cambridge (Inglaterra), a la de Mittweida (Sajonia, Alemania) y a Bruselas (Bélgica). ¿Curriculum estudiantil? Todo. Idiomas, todos. Mundo, entero; negocios, inmensos; arte, el que vendría, a manos llenas.

Juan de Echevarría. Retrato de don Miguel de Unamuno

Juan de Echevarría se viene preparando como ingeniero y directivo para las empresas de su padre, todas ellas potentísimas, pero su interés por las artes no se acaba de colmar. A la vez que estudia y viaja empezando a llevar negociaciones con otras empresas multinacionales como emisario de su padre, frecuenta academias de pintura, que como no podía ser de otra manera, son las mejores: en Bruselas, en París, donde vaya.

Cuando más enredado empezaba a estar en el mundo de los negocios familiares, falleció la madre de una apoplejía que sufrió estando en el Teatro Arriaga (Bilbao). Fue un duro golpe para nuestro protagonista, que entró en una fuerte depresión que culminó con una especial conmoción mística, una conmoción artística que le hizo tomar la importante decisión de dejarlo todo y dedicarse a pintar, a tocar el piano, a cantar, a viajar sin parar, y convertirse en la leyenda del más generoso de los artistas que nuestro país ha dado, generoso y espléndido hasta la comicidad.

Trabajando en la fundación de unos nuevos altos hornos y otras empresas que él dirigiría, una tarde, al crepúsculo, tuvo que asistir al incendio de una de las fábricas en compañía de su padre. Con el fuego, vio la luz y el color. La gran luz, el color inmenso. La experiencia surgió mística y, respirando las cenizas, al día siguiente le dijo a su padre que lo dejaba todo por amor al Arte. Que adiós a las empresas y negocios, que o bien se metía cura (espíritu levítico que le vino a la muerte de su madre), o bien se iba a París a estudiar pintura, a vivir la bohemia y a disfrutar de la capital del mundo, animadísimo concilio de artistas de todas las naciones. Su padre tuvo que aceptar la elección de su hijo por más que no era la que él prefiriese, pero no por ello lo desfavorecería siendo tan artista y tan buena persona.

Juan tiene dinero, mucho dinero, lo que le permite vivir de la mejor manera y ser el espléndido amigo que sufraga los gastos de todos los que le rodean, que serán muchos. Viaja por toda Europa y en Rumanía conoce a su futura mujer, la francesa Enriqueta Normand Boër, con la que se casará en la Abadía de Westminster (Londres).

Juan de Echevarría. Retrato de Valle-Inclán

Sus relaciones sociales en el París de 1900 le llevan a conocer a lo mejor de las artes y de la pintura. Pronto establece amistad con los maestros vigentes, con los impresionistas, con los Nabis que encuentra en la academia de Rodolphe Julian. Igualmente intima con los pintores catalanes residentes en París y, por supuesto, con los artistas vascos que pululan por las riberas del Sena; con su amigo Francisco Iturrino, con el exitoso Ignacio Zuloaga, y con sus guías y maestros Manuel Losada, adalid del movimiento artístico vasco, movimiento en el que Juan de Echevarría se involucró siempre, y el singular anfitrión que era el escultor Paco Durrio, amigo personal de Gauguin y animador de las tertulias Vercingetorix en las que se encontraban todos estos artistas efervescentes. Afortunadamente, Juan de Echevarría no se había metido cura, sino que se fue a Montmartre y se puso a pintar, a pintar y a invitar. A pagarlo todo donde estuviese y con quien estuviera.

Toda cuenta pendiente la arreglaba Juan de Echevarría. No permitía que lo hiciese nadie, siempre convidaba él. Cualquier solicitud que otro artista le hiciera trataba de cumplimentarla. Ayudaba a todos. Parece mentira, pero si otro amigo lo recriminaba por su exceso de generosidad, él reivindicaba su obligación moral que resumía en que teniendo tanto como tenía, no podía hacer otra cosa que favorecer a quienes le rodeaban. (Cómico fue que un coche, un lujo que su familia le regaló impositivamente, lo puso a disposición de sus vecinos, campesinos abulenses, para que disfrutasen todos del automóvil, sin que él llegara a subirse al mismo). Compraba la obra de sus amigos necesitados de vender y pagaba todo lo que los demás no pudieran pagar.

¿Hemos conocido a alguien del que se digan todas estas cosas? No es fácil. Son muchas las bondades del personaje: familia, formación, periplo vital, bonhomía. Es un placer recordar a alguien así, saber que ha habido alguien con esta personalidad y maneras. Un verdadero ángel que además pintaba tan bien como dicen que los ángeles lo hacen en su conjunto.

Y –cómo no- Juan de Echevarría era educado y elegante, discreto y responsable, con una vena mística que le permitía permanecer ajeno a las fatuas vanidades, reforzada por su nulo interés crematístico o social. Estando en la cumbre misma, su labor fue relativamente callada, pues no era hombre interesado en frivolidades. No expuso mucho, no quiso vender, le gustaba escribir y lo hizo para el periódico El Sol, la revista España y otras publicaciones, excelencias críticas que están en las hemerotecas.

Juan de Echevarría. Florero con plátanos, limones y libros

Siguiendo el trazado residencial que se estilaba entre los artistas de su generación, vivió en París, viajó intensamente por Italia, por la Castilla espiritual de sus amigos noventayochistas de los que, junto con su también amigo Zuloaga, dejase la mejor galería de retratos que imaginar pudiéramos, los retratos de sus íntimos don Miguel de Unamuno, Pío Baroja, don Ramón María del Valle-Inclán. Vivió en Ávila, en Granada, en Burgos, en distintas localidades vascongadas, y en Madrid. Vivió la sociedad regeneracionista española, una vida cuya ocupación soberana fue el arte, y la música que no dejó de interpretar entre amigos y en la intimidad.

De su pintura nada diremos. Paséese el lector por la red y observará estos magníficos retratos de los protagonistas de nuestro último Siglo de Oro literario. Disfrútese de sus coloridos bodegones, de sus vivas naturalezas muertas, también sus gitanos granadinos y sus queridos paisajes vascos. Un genio exquisito. De verdad, todo un personaje. De su personalidad, todo lo dicho. Es una maravilla que haya gente así, lástima que muriese tan joven, lástima que no conozcamos a muchos más, que la Historia olvide a quienes debieran ser ejemplos, modelos, o que, al menos, le permitan a uno, con voluntad optimista, celebrar al ser humano.

En 1930 acompañaba a su íntimo Miguel de Unamuno en el cercano exilio en Hendaya, cuando sufrió un ataque al corazón del que no se recuperaría, muriendo en Madrid en junio de 1931. Murió del corazón; en el caso de Juan de Echevarría, no podía ser de otra manera.

Juan de Echevarría. Mestiza desnuda



No hay comentarios:

Publicar un comentario