LA MÁSCARA DE DIMITRIOS

EL HIJO DEL CLÉRIGO

FERNANDO MARTÍNEZ LAÍNEZ

25 de junio 2017

Jukebox. Ben E. King. Don't Play That Song

Libros. Maximiliano Orioli y sus personajes de la vuelta de la esquina. Por Sandra Ávila



Escritor y dramaturgo, vinculado al mundo del celuloide, Maximiliano Orioli (Buenos Aires, 1982) (...)
es uno de esos autores que hacen de la realidad el motor de su inspiración. Autor de crónicas, relatos, cuentos y obras de teatro, la narrativa corta y el género policial son sus especialidades. 
Entre sus obras figuran sus recopilaciones de relatos Inanedrama (editorial Milena) y Defiendan la ley de la dictadura como sea (eds. El asunto y 1941) y la compilación de crónicas policiales La lista negra de San La Muerte (1941). También realizó los largometrajes “Así se dieron las cosas” (2008) y “El día que la vida me ponga de rodillas” (2010), ambos basados en obras suyas. Ahora presenta su nueva colección de relatos: Los participantes (1941).
¿De qué va este nuevo libro, Los participantes. Un reality show no televisado (y otras historias)?
Los participantes, al igual que mis libros anteriores, es de relatos cortos. El que da nombre al libro es el primero y el más largo; trata de ocho jóvenes, cuatro mujeres y cuatro varones, en la búsqueda de su vocación, que fueron seleccionados para participar de un test vocacional en una casa de verano durante cincuenta días, en el que al final solo dos de ellos serán ubicados en empresas de muy alto prestigio. Muestra las cosas de las que pueden llegar a ser capaces estos jóvenes para ganar en el juego del sistema.
¿En qué te inspiras para escribir cada historia?
Cada historia me llega de la vida misma. El proceso final de creación tal vez sea sentarme en la computadora, pero todo lo anterior me sucede en la calle, en los medios de transporte, en el trabajo o en cualquier lugar. Una situación, una mirada, una actitud o un conflicto puede ser un disparador enorme para que me empiece a merodear una historia que trate las problemáticas sociales.

Maximiliano Orioli

La soledad del escritor, ¿es verdad o es un mito?
Creo que es verdad. Es una profesión muy solitaria. Pero creo que uno puede moderar el nivel de esa soledad. Como marqué en la otra pregunta, el final del proceso de creación es solitario, pero todo lo anterior yo no podría lograrlo sin el contacto con la gente. Eso es algo sumamente necesario para mí y le dedico mucho tiempo.
¿Cuáles son las características de tu estilo de escritura?
Escribo ficción basada en la realidad. Mis historias son totalmente realistas; muchos lectores me dicen que son historias que podrían pasar en cualquier momento y lugar, y que a mis personajes se los podría encontrar a la vuelta de la esquina. Como trato problemáticas sociales, mis historias suelen ser violentas y el homicidio suele ser el eje sobre el que giran.
Además de esto, mi estilo se caracteriza por tener una narración muy parecida al guión. Tengo una formación cinematográfica y mucho de lo que escribí fue en formato de guión. Cuando empecé a publicar las recopilaciones de mis obras, yo quise que se respetaran los formatos en que cada obra fue escrita; por eso tengo libros en narrativa y libros en dramaturgia, o como en el caso de Los participantes, hay de los dos casos.
Siempre me promocioné en mis presentaciones como el escritor más anormal que se haya conocido. Esto es porque siento que hablo de la realidad con historias y personajes que no fueron leídos antes. Muchos dicen que ya está todo escrito. Yo creo que no; hay miles de historias todavía para contar, y eso es lo más apasionante. No soy de los que garantizan que el libro va a ser del agrado del lector, pero sí soy de los que garantizan que nunca se leyó nada igual.
¿Cuáles fueron tus inicios en el mundo de las letras?
No recuerdo cómo fue que mi mente empezó a producir historias, pero me encantaba que llegara la noche, no para que me leyeran, sino para imaginar tranquilo y organizar mejor las historias en mi cabeza. Ya sentía el impulso de querer crear una historia basada en lo que me atraía y me impactaba de la sociedad.

Fue un día determinado que no aguanté más tener en mi cabeza esas historias y empecé a volcarlas al papel. Todavía las computadoras no eran algo común, soy de la época de la máquina de escribir, trabajaba con ella y en algunos casos eran manuscritos. Mucho policial británico, es el género que más me atrajo para la lectura; autores como Conan Doyle, Agatha Christie o Chesterton tuvieron un lugar más predominante, pero mucha de la influencia no fue de la literatura. He sido seguidor de series policiales americanas, como “CSI” o “Law and order”, así como el cine policial.


No hay comentarios:

Publicar un comentario