ALEVOSÍAS

EL DESCUBRIMIENTO DE LA LENTITUD

ENRIQUE LÓPEZ VIEJO

23 de abril 2017

Jukebox. Casablanca. As time goes by. Dooley Wilson. (Subtitulos en español)

Libros. El arte de pagar sus deudas sin gastar un céntimo. Honoré de Balzac. Por Marta Valls




Vivir bien sin dinero es un arte que no está al alcance de todo el mundo y que puede ser muy útil en momentos como estos de crisis económica y sueldos mileuristas. (...)


Honoré de Balzac (1799-1850), que de deudas y acreedores sabía mucho, nos explica en este libro como evitar pagar las deudas y seguir disfrutando del dinero del prójimo sin tener que pagar un franco. 
Cierto es que Balzac no lo logró pues siempre vivió a expensas de sus acredores lo que le hizo escribir, ayudado en parte por la cafeína, mas de noventa novelas entre 1830 y 1850. No se puede negar que ganó dinero pero gastó más pues un hombre excesivo como él, hizo de todo en enormes cantidades. Pero eso no le impidió vestir bien, frecuentar todo tipo de ambientes y vivir a fondo y todo lujo. Cuanto más ganaba más gastaba, y como entonces no existían las tarjejas de crédito eran los prestamistas quien ejercían de tales. 
El arte de pagar sus deudas sin gastar un céntimo, que nunca se había publicado en castellano, fue editado anónimamente en 1827, en la imprenta del propio Balzac en colaboración con su amigo Emilio Marco de Saint-Hilaire, escritor que se especializó luego en la historia de la época napoleónica. El Manual del hombre de negocios, que fue su título original, fue ofrecido a finales de 1828 al librero y editor Levavasseur y del que Balzac recibió 200 francos de adelanto aunque el libro nunca llegó a entregarse ni, por tanto, a editarse. 
El manual de Balzac, que tiene como subtítulo Manual de Derecho Comercial, para solicitar créditos por parte de la gente sin dinero, los trabajadores ocasionales sin un empleo estable y todos los consumidores sin un centavo no tiene intención de defraudar a sus acreedores, sino con mucha imaginación e ironía sugerir como recortar lo más posible las deudas y hacer frente a los acreedores demasiado insistentes.
Desde un punto de vista práctico, no tiene demasiada utilidad y menos en los tiempos que corren. Pero nos da muchas pistas acerca de Balzac y su amor por la vida, lo que le lleva a disfrutarla mas allá de sus posibilidades, pues se endeudaba con la misma pasión con que comía, amaba y escribía.
En el libro se recomienda tener buena salud para hacer frente a las consecuencias de las deudas, no desanimarse, y se hace un retrato psicológico de los funcionarios judiciales, incluyendo una reflexión sobre el encarcelamiento por insolvencia en la célebre prisión parisina de Sainte-Pelagie, así como se refiere al egoísmo, la codicia, el arribismo, la maledicencia y la hipocresía que rodean a deudores y acreedores.  

Para Balzac contraer deudas puede resultar una actividad social sana, ya que cualquier acreedor que no proporciona crédito está inevitablemente condenado a la quiebra, ya que cuanto más crédito se concede, más intereses se cobran por las deudas, y mas préstamos se pueden otorgar y más dinero se gana. Algo que hoy día, con la crisis económica, conocemos bien.

Honoré de Balzac

No hay comentarios:

Publicar un comentario