ALEVOSÍAS

EL DESCUBRIMIENTO DE LA LENTITUD

ENRIQUE LÓPEZ VIEJO

23 de abril 2017

Jukebox. Casablanca. As time goes by. Dooley Wilson. (Subtitulos en español)

Coco Chanel la mujer que lee.

LUIS DE LEÓN BARGA

Foto de Horst P. Horst



“La vida que vivimos no es una gran qué, en cambio, la vida que soñamos es algo grande porque la continuaremos después de la muerte”, escribió Coco Chanel en un cuaderno de notas que se puede contemplar a la entrada de la exposición dedicada a ella en Ca`Pesaro, en Venecia. Coco Chanel es un símbolo más del siglo XX, una mujer particular que contribuyó decisivamente a la única revolución verdadera del siglo de las falsas revoluciones, y que fue la de la mujer. 







Ella lo hizo a su manera, en lo público a través de la moda, pues devolvió al cuerpo de las mujeres la libertad, aligerándolo de todo lo que las hacía prisioneras de sí mismas, ya fuese el corte de pelo, o enseñándolas a vestirse con pantalones, subir las faldas debajo de las rodillas, usar jerseys, accesorios... Pero fue también a través de su vida como demostró en su propia carne el cambio que hizo de lo que hasta entonces eran excepciones, una realidad.

foto de Douglas Kirkland


“Coco Chanel la mujer que lee”  se titula la exposición comisariada por Jean Louis Froment y que enseña mas de trescientos cincuenta objetos suyos, desde vestidos, joyas, fotos, entre otras muchas cosas además de algunos libros de su biblioteca y sobre ella. No faltan los grandes autores de la literatura francesa junto a libros de arte, clásicos de todas las épocas, incuido el Quijote, y otras obras que acompañaron la vida de esta mujer de origen humilde y que pasó parte de su infancia en un convento pues su padre la abandonó. Chanel conoció el éxito temprano, la muerte de su su gran amor, historias amorosas  diversas, la ruina, el exilio voluntario tras la Ocupación de París por lo que se podía llamar “colaboración horizontal” con el enemigo y, lo que es más importante, casi todo lo que se puede saber de la condición humana.

©CHANEL Photographer : Thierry Depagne    


Es por eso que simpatizamos con ella, una mujer inquieta que corre de una lado a otro como correcaminos, y cuando no va de aquí para allá, da vueltas alrededor de una idea en su estudio vivienda parisina de la rue Cambon, el refugio laboratorio que desvela los amores y amistades de la modista, porque entonces no se usaba esa palabra tan al uso hoy día, estilista.

©CHANEL Photographer : Thierry Depagne    


Entonces vemos libros de o sobre Jean Cocteau, Pierre Reverdy, Max Jacob, Picasso, Paul Morand,  Balzac, Zola y muchos mas sobre filosofia, religión, o místicos y que que le sirven para aplacar el ansia y la necesidad de espiritualidad. Dicen que amaba la poesia.  Según el comisario de la exposición es una pasión que le transmiten amigos poetas como Apollinaire, Cocteau o Max Jacob. En cualquier caso, el convento en el que pasó parte de su remota infancia con la lectura de la biblia y sus innumerables rosarios, le enseñaron el poder de la palabra.

©CHANEL Photographer : Thierry Depagne    


En la mítica escalera de caracol de su casa revestida de espejos, que permitían a Chanel ver sin ser vista, mientras en la  planta de abajo se procedía a la puesta en escena con los clientes y arriba estaba su sala de trabajo, podemos imaginarla en los periodos de descanso entre sofás, el oro bizantino de las paredes, los biombos chinos transformados en puertas, flores y pequeñas esculturas de animales en bronce, madera, latón, piedra, entre las que sobresalen los leones, el signo zodical de Gabriela (su verdadero nombre).

©CHANEL Photographer : Thierry Depagne    


Chanel fue también la mujer que leía en la intimidad de su piso, rodeada de los objetos que había elegido para que le hiciesen compañía, mientras hombres y mujeres  quedaban fuera de su paraíso terrenal a la espera de merecer entrar  en él.


©CHANEL Photographer : Thierry Depagne    


Culture Chanel – La donna che legge

Hasta el 8 enero de 2017

Ca’ Pesaro – Galleria Internazionale d’Arte Moderna

Santa Croce 2066, 30135 Venezia


No hay comentarios:

Publicar un comentario