ALEVOSÍAS

EL DESCUBRIMIENTO DE LA LENTITUD

ENRIQUE LÓPEZ VIEJO

23 de abril 2017

Jukebox. Casablanca. As time goes by. Dooley Wilson. (Subtitulos en español)

La vieja Europa, la España joven. Heraldo de Aragón. Artes & letras (20 octubre 2016).



ANTÓN  CASTRO


Nunca  lo  sabemos  todo  de  nada  ni  de  casi  na­die.  A  menudo  existen  personajes  ambiguos,  de  vidas  secretas,  que  se  han  movido  como  pez  en  el  agua:  en  la  política,  en  el  amor,  en  el  trabajo,  y  la  condición  de  supervivientes  o  de  espías  les  viene  al  pelo.  

Uno  de  ellos  sería  Jai­me  Monasterio,  una  criatura  de  contrastes.  Escurridizo.  Irreductible.  A  la  historiadora  Rosa,  desubicada,  soltera  y  en  continua  bús­queda,  le  sugiere  otro  profesor  que  haga  una  biografía  suya.  Es  un  tema  atractivo,  sin  duda.  Lucas,  el  colega,  es  convincente:  sabe  abrazar  como  un  oso,  aunque  tiene  sus  rarezas.  Lo  que  le  pone  en  realidad,  más  que  Rosa  (ella  se  define  como  una  mujer  del  montón),  es  Bri­gitte  Bardot.  O  su  peluca  rubia.  y  le  pide  a  su  pupila  y  amante  ocasional  que  se  la  ponga  y  ensaye  un  baile  antes  del  sexo.
Anécdotas  al  margen,  Rosa  empieza  su  tra­bajo.  Como  lo  haría  un  periodista.  Contacta  con  Paloma,  hija  de  Monasterio  y  galerista,  con  Ana  María,  su  esposa  (no  se  entendieron  del  todo;  muchas  páginas  más  adelante  se  puede  leer:  «El  amor  no  dura  toda  la  vida»),  y  con  Alfonso,  su  hijo.  Primer  momento  de  ten­sión:  padre  e  hijo  nunca  se  llevaron  bien,  y  el  retrato  que  hace  el  joven  de  su  progenitor  (que  nunca  aceptó  su  condición  homosexual)  es  demoledor.  Rosa  sabe  que  su  biografiado  redactó  muchas  notas  de  un  diario  a  lo  largo  de  la  vida.  Luis  León  de  Barga,  responsable  de  Documentación  y  Análisis  de  la  Agencia  Efe  y  narrador,  en  esta  novela  de  investigación,  decide  mezclar  el  proceso  que  desarrolla  Ro­sa,  sin  hurtar  ni  siquiera  su  compleja  vida  sentimental  (es  decir:  construye  aquí  también  un  personaje  de  luces  y  sombras),  con  los  fragmentos  del  diario,  desde  la  Guerra  Civil  hasta  la  actualidad.  Y  así  leemos  dos  voces  muy  diferentes.  Jaime  es  un  superviviente,  un  hombre  sin  demasiados  escrúpulos  y  con  un  gran  éxito  con  las  mujeres      -las  primeras  son  Ervigia,  Maribel,  Ana  María,  falangista,  la  ac­triz  Paola,  al  principio;  muchas  más  luego-  y  en  sus  actividades  públicas,  hasta  el  punto  de  que  se  cita  con  Mussolini.  Luis  León  de  Barga  reflexiona  sobre  la  historia  europea  yespaño­la  desde  la  Guerra  Civil  hasta  la  Transición  y  la  mudanza  de  un  hombre  contradictorio,  arribista,  sombrío,  que  fue  espía.  También  an­da  por  ahí  la  KGB.
El  espionaje  es,  en  el  fondo,  otro  asunto  ca­pital  quizá  porque  la  idea  de  redactar  la  bio­grafía  de  Jaime  Monasterio  sea  algo  más  que  un  encargo  universitario,  de  curiosidad  inte­lectual.  También  es  un  libro  ameno  sobre  la  convulsa  Europa  de  posguerras,  la  seducción  y  sobre  la  traición.  Otro  historiador,  capital  en  la  trama,  Jaime  Villalobos,  dice  que  las  seis  motivaciones  básicas  para  convertirse  en  trai­dor  «son  el  dinero,  la  ideología,  la  conciencia,  el  sexo,  el  ego  y  el  resentimiento».  'Los  dur­mientes'  es  una  apuesta  de  Fórcola,  en  su  co­lección  de  narrativa,  y  es  un  modo  de  mirar  la  Transición  desde  un  prisma  de  complejidad:  hubo  en  ella  extraña  fauna,  paradójicas  acti­tudes  y  quizá,  también,  un  intento  de  reden­ción.  Jaime  Monasterio  perteneció  a  ella.
Los  durmientes.  Luis  de  León  Barga.  Fórcola  /  Ficciones.  Madrid,  2016.

361  páginas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario