ALEVOSÍAS

VACACIONES DE VERANO O LA ESCAPADA DE DINO RISI

LUIS DE LEÓN BARGA

18 de junio 2017

Jukebox. Nico Fidenco. Legata a un granello di sabbia

La vieja Europa, la España joven. Heraldo de Aragón. Artes & letras (20 octubre 2016).



ANTÓN  CASTRO


Nunca  lo  sabemos  todo  de  nada  ni  de  casi  na­die.  A  menudo  existen  personajes  ambiguos,  de  vidas  secretas,  que  se  han  movido  como  pez  en  el  agua:  en  la  política,  en  el  amor,  en  el  trabajo,  y  la  condición  de  supervivientes  o  de  espías  les  viene  al  pelo.  

Uno  de  ellos  sería  Jai­me  Monasterio,  una  criatura  de  contrastes.  Escurridizo.  Irreductible.  A  la  historiadora  Rosa,  desubicada,  soltera  y  en  continua  bús­queda,  le  sugiere  otro  profesor  que  haga  una  biografía  suya.  Es  un  tema  atractivo,  sin  duda.  Lucas,  el  colega,  es  convincente:  sabe  abrazar  como  un  oso,  aunque  tiene  sus  rarezas.  Lo  que  le  pone  en  realidad,  más  que  Rosa  (ella  se  define  como  una  mujer  del  montón),  es  Bri­gitte  Bardot.  O  su  peluca  rubia.  y  le  pide  a  su  pupila  y  amante  ocasional  que  se  la  ponga  y  ensaye  un  baile  antes  del  sexo.
Anécdotas  al  margen,  Rosa  empieza  su  tra­bajo.  Como  lo  haría  un  periodista.  Contacta  con  Paloma,  hija  de  Monasterio  y  galerista,  con  Ana  María,  su  esposa  (no  se  entendieron  del  todo;  muchas  páginas  más  adelante  se  puede  leer:  «El  amor  no  dura  toda  la  vida»),  y  con  Alfonso,  su  hijo.  Primer  momento  de  ten­sión:  padre  e  hijo  nunca  se  llevaron  bien,  y  el  retrato  que  hace  el  joven  de  su  progenitor  (que  nunca  aceptó  su  condición  homosexual)  es  demoledor.  Rosa  sabe  que  su  biografiado  redactó  muchas  notas  de  un  diario  a  lo  largo  de  la  vida.  Luis  León  de  Barga,  responsable  de  Documentación  y  Análisis  de  la  Agencia  Efe  y  narrador,  en  esta  novela  de  investigación,  decide  mezclar  el  proceso  que  desarrolla  Ro­sa,  sin  hurtar  ni  siquiera  su  compleja  vida  sentimental  (es  decir:  construye  aquí  también  un  personaje  de  luces  y  sombras),  con  los  fragmentos  del  diario,  desde  la  Guerra  Civil  hasta  la  actualidad.  Y  así  leemos  dos  voces  muy  diferentes.  Jaime  es  un  superviviente,  un  hombre  sin  demasiados  escrúpulos  y  con  un  gran  éxito  con  las  mujeres      -las  primeras  son  Ervigia,  Maribel,  Ana  María,  falangista,  la  ac­triz  Paola,  al  principio;  muchas  más  luego-  y  en  sus  actividades  públicas,  hasta  el  punto  de  que  se  cita  con  Mussolini.  Luis  León  de  Barga  reflexiona  sobre  la  historia  europea  yespaño­la  desde  la  Guerra  Civil  hasta  la  Transición  y  la  mudanza  de  un  hombre  contradictorio,  arribista,  sombrío,  que  fue  espía.  También  an­da  por  ahí  la  KGB.
El  espionaje  es,  en  el  fondo,  otro  asunto  ca­pital  quizá  porque  la  idea  de  redactar  la  bio­grafía  de  Jaime  Monasterio  sea  algo  más  que  un  encargo  universitario,  de  curiosidad  inte­lectual.  También  es  un  libro  ameno  sobre  la  convulsa  Europa  de  posguerras,  la  seducción  y  sobre  la  traición.  Otro  historiador,  capital  en  la  trama,  Jaime  Villalobos,  dice  que  las  seis  motivaciones  básicas  para  convertirse  en  trai­dor  «son  el  dinero,  la  ideología,  la  conciencia,  el  sexo,  el  ego  y  el  resentimiento».  'Los  dur­mientes'  es  una  apuesta  de  Fórcola,  en  su  co­lección  de  narrativa,  y  es  un  modo  de  mirar  la  Transición  desde  un  prisma  de  complejidad:  hubo  en  ella  extraña  fauna,  paradójicas  acti­tudes  y  quizá,  también,  un  intento  de  reden­ción.  Jaime  Monasterio  perteneció  a  ella.
Los  durmientes.  Luis  de  León  Barga.  Fórcola  /  Ficciones.  Madrid,  2016.

361  páginas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario