LECTURAS A CONTRATIEMPO

LITERATURA UNIVERSAL. EL “BILDUNGSROMAN” DE SABINO MÉNDEZ

ANNA MARIA IGLESIA

6 de agosto 2017. (Felices vacaciones. Regresamos en septiembre)

Jukebox. Vargo. The Moment

Queremos irnos muy lejos

La autobiografía de Fidel Castro. Norberto Fuentes


LUIS DE LEON BARGA





Para quien quiera desentrañar la figura de Fidel Castro, ahora que se ha muerto, nada como leer la mejor biografía del “comandante”, la menos escorada hacia los extremos para entender con exactitud quien era. Entre las muchas disponibles, elegimos La autobiografía de Fidel Castro que escribió el escritor cubano Norberto Fuentes (La Habana, 1943), y fue publicada en el 2004, y que vuelve a reaparecer de la mano de la editorial Stella Maris.

Fuentes cuenta en primera persona, de una forma ágil, la vida de Castro con la autoridad de haber acompañado al castrismo desde los primeros días de la revolución hasta su ruptura en los años ochenta. Se podría pensar que es la biografía de un enemigo del castrismo pero Fuentes mantiene una posición intermedia sin negar lo evidente: que fue un dictador y, también, un político importante.

El libro se divide en dos volúmenes: el primero de 900 páginas se titula El paraíso de los otros y va desde el nacimiento de Castro (el 13 de agosto de 1926) en una familia con hacienda en Oriente  hasta la conquista del poder tras la derrota del dictador Fulgencio Batista, el 1 de enero de 1959. El segundo, El poder absoluto e insuficiente, recorre todo el trayecto de Castro en el poder.

Norberto Fuentes y Raúl Castro


Norberto Fuentes le conoce bien y utiliza la voz de Fidel para descifrar su pensamiento. Hombre del régimen, vinculado al aparato de inteligencia cubano, cayó en desgracia en 1989 por su relación con un grupo de mandos del Ejército y del Ministerio del Interior, acusados de corrupción y narcotráfico, y que fueron juzgados y fusilados.

El escritor salió de Cuba en 1994 gracias al premio Nobel colombiano y amigo de Castro Gabriel García Márquez, no sin antes llevar a cabo una huelga de hambre e intentar escapar de Cuba en balsa.

En su autobiografía, Fuentes elude los tópicos sobre la revolución e intenta explicar el fenómeno Fidel Castro, el por qué y el cómo de lo que hizo gracias a lo que le dijo Castro, o su hermano Raúl, o el defenestrado responsable del Partido Comunista de Cuba, Carlos Aldana,  y muchos otros más.



¿El resultado de su retrato? Un hombre inteligente, vanidoso, pragmático y dúctil que le permitió sobrevivir y adaptarse a los cambios y en el que su principal defecto era su formación gangsteril que, entre otras cosas, le llevó a deshacerse y fusilar a quien hiciera falta. 

A diferencia del actual dirigente cubano, su hermano Raúl, y que Fuentes define como un  comunista que carece del pragmatismo de Fidel para mantenerse en el poder, el primero era  partidario de la perestroika que acabó con la Unión Soviética.

En cuanto al Che Guevara, Fidel lo envió a la muerte porque sabía que acabaría convirtiéndose en un traidor a una revolución que no podía ser lo que deseaba el Che, pero a cambio le convirtió en el mártir revolucionario universal. Fuentes incluso cuenta que el guerrillero argentino tuvo miedo de ser asesinado en Cuba.

En la autobiografía se habla del futuro, o lo que sucedería en Cuba cuando muriese Fidel, a quien no le importaba demasiado, pues en algún modo no era su problema, sino el de quienes le sucederían. La autobiografía es un excelente libro para entender como Fidel Castro pudo mantenerse en el poder más de cincuenta años.




No hay comentarios:

Publicar un comentario